El Petróleo y la Preocupación por las Tasas de Interés sacuden el Mercado Bursátil en EUA

En septiembre el mercado bursátil de EUA sufrió pérdidas. La volatilidad financiera se debe a preocupaciones sobre el aumento de tasas de interés debido al alza de precios del petróleo

|

N+

Rascacielos modernos con reflejos de números bursátiles y datos financieros superpuestos

Volatilidad en el mercado bursátil de EUA. Foto: Freepik | Ilustrativa

Mantente informado al instante.

¡Haz clic y únete a nuestros canales en WhatsApp®!

COMPARTE:

Durante septiembre, el mercado bursátil estadounidense sufrió pérdidas significativas (Figura 1). El tradicional índice accionario S&P 500 mostró un retroceso del 4.9%. Por su parte, el índice Nasdaq de acciones de empresas tecnológicas presentó una disminución del 5.8%.

Estas pérdidas siguieron a las observadas en el mes anterior, cuando las reducciones de estos índices fueron del 1.8% y del 2.2%, respectivamente. El desempeño negativo de los precios de las acciones en agosto y septiembre contrasta con las ganancias observadas a lo largo de los cinco meses previos.

La volatilidad financiera de los últimos meses refleja la preocupación de los inversionistas de que el alza reciente del precio del petróleo se traduzca en aumentos adicionales de las tasas de interés que pudieran arrastrar a la economía estadounidense a una recesión.

La razón es que uno de los objetivos de los bancos centrales es abatir la inflación y para ello recurren al incremento de las tasas. Un mayor costo del crédito reduce la actividad económica, lo que enfría el crecimiento de los precios.

En junio, Arabia Saudita anunció un recorte de su producción de crudo por 1 millón de barriles diarios. En julio, Rusia anunció un recorte en sus exportaciones de crudo por 500 mil barriles diarios y, en agosto, anunció un recorte adicional de sus exportaciones por 300 mil barriles diarios. A principios de septiembre, ambos países anunciaron que extenderán sus recortes correspondientes hasta diciembre de este año.

Como resultado, el precio del petróleo registró un marcado ascenso en los últimos dos meses. Por ejemplo, entre el cierre de julio y el final de septiembre, la cotización del barril del West Texas Intermediate (WTI) pasó de los 82 a los 91 dólares, lo que significó un aumento del 11%.  Al ser el petróleo el insumo base para la producción de los combustibles, el incremento en su precio ha elevado también los precios de estos últimos en países carentes de subsidios. Precisamente, los últimos resultados disponibles muestran que el índice de precios de los energéticos en Estados Unidos se incrementó ya un 5.6% en agosto.

A finales de ese mismo mes, el presidente del banco central estadounidense, Jerome Powell, había advertido ya que bajar la inflación hasta el nivel deseado requeriría incrementos adicionales de las tasas de interés que llevarían a la economía estadounidense a un periodo de bajo crecimiento.  En su última decisión de política monetaria de finales de septiembre, el Banco de la Reserva Federal (FED) mantuvo sin cambio su tasa de interés de referencia. Sin embargo, en sus pronósticos para la economía, los miembros de la junta de gobierno del Banco dejaron abierta la posibilidad a un incremento adicional de dicha tasa antes de que finalice el año.

En este escenario, la presión al alza sobre los precios de los energéticos podría darle a la FED el motivo que necesita para efectuar dicho incremento. Los contratos de compraventa futura del crudo alimentan esta posibilidad al anticipar que la cotización de esta materia prima se mantendrá elevada durante los próximos meses.

El alza del precio del petróleo y su probable impacto sobre las tasas de interés y la perspectiva de recesión se reflejan en la diferencia del desempeño de las acciones de empresas en el sector energético y del resto de actividades económicas durante agosto-septiembre (Figura 2). La preocupación sobre el rumbo de la economía estadounidense no fue exclusiva del mercado bursátil de ese país (Figura 3). No obstante, en un comparativo entre índices bursátiles de diferentes países, el S&P 500 y Nasdaq son los que exhiben las contracciones más pronunciadas.

Historias recomendadas:

Con información de N+