¿Te Sientes Malhumorado? No Eres Tú, es la Culpa del Calor, Explican Especialistas

Estar expuesto a las altas temperaturas de calor modifica el estado de ánimo de los humanos, lo que puede causar irritabilidad, sensación de enojo y agresividad

|

Por Francisco Santa Anna. Reportero N+

¿Te sientes malhumorado? No eres tú, es la culpa del calor

Capitalinos se cubren del sol por las altas temperaturas que prevalecen por la ola de calor, 18 de abril de 2024. Foto: Cuartoscuro

COMPARTE:

En medio de la ola de calor más fuerte de las últimas dos décadas, especialistas aseguran que los seres humanos podemos sufrir alteraciones en nuestro comportamiento social.

Donde hay mucha gente es donde se pone uno de malas”, cuenta Edgardo Luna, habitante CDMX.

Vanessa, estudiante de contaduría, asegura que en días con mucho calor, se vuelve irritable.

Me molesta el calor, me dan ganas de pegarle a la gente, me pongo de malas, llego toda enojada al trabajo.

Video: ¿El Calor te Pone de Mal Humor? Esta es la Razón

Te recomendamos: Calor Aumenta Presencia de Alacranes; Emiten Recomendaciones para Evitar Picaduras

Mario Alberto Arias, doctor en Ciencias Biomédicas Académico Facultad Psicología UNAM, explica

Tenemos sensaciones fisiológicas, la sudoración, irritabilidad, una sensación de enojo que es inconsciente, uno no lo provoca, lo siente y es que resulta, que, en el cerebro, hay regiones especializadas que censan las temperaturas, modula la conducta, los estados de ánimo, particularmente la agresividad.

Los problemas se pueden presentar en la calle o en la casa.

En cuestiones laborales todo mundo se desespera y llega fastidiado, un poco incómodo, el sudor y enojados también”, dice Verónica, habitante la CDMX.

Octavio Gómez, automovilista platica que el ambiente:

Muy caliente, muy caluroso y luego, creo que hay una manifestación acá y no hay paso, hay que buscarle.

El académico de la UNAM asegura que “en ocasiones que tenemos mucho calor, no podemos dormir; estás de mal humor, no te concentras, cometes más errores”.

Especialistas aseguran que el problema se presenta en seres humanos con variaciones drásticas de temperatura, pero que en lugares donde la temperatura alta es constante, la gente se adapta y no se vuelve más agresiva por el calor.

Historias recomendadas:

ME/JLR