Muerte o Cárcel: Opciones de las Mujeres por Defender su Vida

Las autoridades en México continúan criminalizando a las mujeres que se defienden de su agresor, pese a que hay todo un andamiaje legal para esto no ocurra.

|

Andrea Vega | N+

Roxana fue sentenciada por haberse defendido y asesinar al hombre que la violó

Roxana, sentenciada a más de seis años de cárcel por defenderse del hombre que la violó. Foto: Cuaroscuro | Archivo

Mantente informado al instante.

¡Haz clic y únete a nuestros canales en WhatsApp®!

COMPARTE:

Diez años después de que la protagonista de un caso icónico en la justicia mexicana, Yakiri Rubio, ingresara a prisión por asesinar a uno de sus dos violadores, otra mujer, Roxana Ruiz, enfrenta una situación muy similar. Una década después de ese caso, la justicia sigue criminalizando a las mujeres que actúan en legítima defensa

Este 15 de mayo de 2023, la jueza Mónica Osorio Palomino sentenció a Roxana Ruiz a seis años dos meses y siete días de prisión, así como al pago de 285 mil pesos, como reparación del daño, a la familia del hombre que la violó y a quien ella, por defenderse, asesinó. 

Caso Roxana Ruíz, ¿Qué Ocurrió el 7 de Mayo de 2021?

La jueza consideró que Roxana se excedió en la legítima defensa, pues, dijo en la audiencia, “haberle dado un golpe en la cabeza para defenderse y dejarlo inconsciente hubiera sido suficiente”. 

Colectivos y abogadas critican esta afirmación y aseguran que, pese a que el Poder Judicial del Estado de México aseguró en una tarjeta informativa, que sí se juzgó con perspectiva de género, esto no fue así, algo que pasa de manera reiterada. 

No hay estadísticas de cuántas mujeres están en prisión por haberse defendido de su agresor, pero Ana Katiria Suárez, abogada de Yakiri Rubio y autora del libro En legítima defensa, señala que basta con visitar las prisiones para encontrarse con estos casos o con otros en los que las mujeres están ahí por una venganza. 

En el Estado de México está, por ejemplo, el caso de Diana Alejandra, que fue violada por un sujeto que se hace pasar por funcionario de un partido político. Ella lo denuncia y él le dice que va a usar toda su fuerza política para meterla a la cárcel, y Diana Alejandra lleva siete meses detenida, siendo golpeada cada semana por instrucciones de su violador.

María Luisa Salazar, coordinadora del área de delitos de genero del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm) cuenta que ellas han acompañado varios casos similares al de Roxana, como el de una mujer de una pequeña comunidad del estado de Chihuahua, que asesinó a su marido, después de años de golpizas y de que él amenazara con lastimar a su hijo. 

Él llegó tomado y ella ya esperaba la golpiza, pero cuando el hombre amenazó también con agredir a su hijo, ella trató de impedirlo, entonces él tomó un cuchillo, y en el forcejeo, el cuchillo se le enterró a él y falleció. A ella le habían dado 25 años de prisión

El tribunal de enjuiciamiento consideró que esto era un homicidio agravado y fijó la pena, pero Cedehm tomó el caso y en segunda instancia solicitó que se revisara el contexto de violencia en el que había vivido la mujer y que se considerará la perspectiva de género. Al final, ella fue absuelta. 

El punto es ese, que las autoridades no juzgan bien los casos desde un inicio, “hay que apelar y en el caso de entidades como el Estado de México, las víctimas mujeres tenemos que mendigar y suplicarle al fiscal Cervantes, a la fiscal de Género, a todos los ministerios públicos que dejen de violentar mujeres”, afirma Suárez 

En qué libro lo estudio

En entrevista con N+, Roxana Ruiz repite el término por el que había sido condenada a más de seis años de prisión, “exceso de legítima defensa”.

Pues qué libro debí leer, qué protocolo debí seguir para entender en qué momento me excedí, si este tipo estaba amenazándome con matarme. Me amenazaba una y otra vez de que me iba a matar si no lo dejaba terminar 

Ana Katiria Suárez dice que la jueza no puede argumentar que con un golpe en la cabeza hubiera bastado. De hecho, señala que Roxana le dio un golpe en la nariz a su agresor, lo que hizo que él se enfureciera y la amenazara de muerte

La normativa dice que no se asume que dejas de correr peligro hasta que ya no hay una amenaza y este sujeto, durante la violación, seguía amenazándola de muerte, entonces, ¿en qué momento se detuvo el riesgo para Roxana? En ninguno”. Eso encuadra perfectamente en la excluyente de responsabilidad del Código Penal, que establece que debe de existir un peligro real, actual e inminente, las tres situaciones se vieron inmersas en esta agresión feminicida

Tanto Suárez como Salazar señalan que en un momento en que tu vida corre peligro, sabes que no vas a estar a salvo solo con dejar inconsciente a un agresor como un violador que ha amenazado con matarte y que en cualquier momento puede volver en sí y cumplir su amenaza. 

“Roxana logró quitarle la respiración con una playera, aplicó una técnica defensiva, que todas las mujeres deberíamos aprender, y es gracias a eso que no la estamos buscando hoy en una bolsa negra, es gracias a eso que no es un número más de una mujer asesinada, en una entidad, el Estado de México, donde se registra el mayor número de feminicidios del país”, dice Suárez. 

A la pregunta de por qué sigue pasando, una década después del caso de Yakiri, que las autoridades envíen a prisión a una mujer que defendió su vida, Lucía Raphael, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, puntualiza que no es un tema de falta de marco legal, “el tema de las herramientas jurídicas tanto internacionales como nacionales está cubierto”

Jueza Determinó que Roxana Ruiz se Excedió en Legítima Defensa

Por ejemplo, en el amparo en revisión 2,655 del 2013 la primera sala de la Suprema Corte le da carácter obligatorio a la perspectiva de género al juzgar, “entonces no es una cuestión de falta de instrumentos, en lo escrito estamos muy bien, pero en la realidad impera una cultura machista, misógina y discriminatoria”, dice Raphael. 

Las abogadas señalan que los juzgadores siguen sin analizar los contextos de los casos, sin aplicar la perspectiva de género y con una visión en donde no se consideran las desigualdades que a traviesan a las mujeres. 

“Recuerdo muy bien que cuando pasó el caso de Yakiri, estaba saliendo en las noticias el caso de un hombre, que iba en un coche deportivo de lujo, en Polanco, y mató a un asaltante que quiso robarle su reloj de alta gama, ese señor durmió calentito en su casa, ¿por qué? Porque la violación de una mujer en este país es menos importante que un reloj de mano”, subraya Suárez.

Al cuestionamiento de qué hace falta para que estos casos no sigan repitiéndose, las abogadas responden que falta capacitación en los juzgadores, pero también un urgente cambio en la perspectiva que sigue siendo misógina, machista y patriarcal. 

Defender Mi Vida No Es Delito, Así Es Marcha de Roxana Ruiz

“Falta sensibilización y capacitación en los operadores de justicia, pero no hay interés. Nosotros (en Cedehm) damos capacitaciones a las fiscalías en estos temas y no hay interés, van dos, tres personas. Tenemos una fiscalía especializada en violencia de género (en Chihuahua) y no opera, es una ficción”, señala Salazar. 

Raphael subraya que desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos existe la indicación de que se forme y se den talleres y cursos a los juzgadores y que se empapen de estos cambios indispensables para aplicar la perspectiva de género, como una herramienta analítica, y poder alcanzar la justicia. 

Pero lo preocupante es que llevan unos 40 años dándoles cursos a los juzgadores y juzgadoras, a los ministerios públicos, pero si no hay un continuo y ya se dan por bien servidos con un cursito de dos semanas, pues de nada va a servir, y tampoco si no hay voluntad real de cambiar esto. 

Y agrega: “a mujeres como Roxana, que está atravesada por muchas desigualdades, les toca estar en el sur de los sures de la peor de las discriminaciones en un país donde no hay voluntad de cambiar las cosas para las mujeres, a pesar de tener tan buenas leyes, tan buenos instrumentos, tan buenas políticas”.

Qué sigue para Roxana

La joven de 23 años, originaria de Pinotepa Nacional, en Oaxaca, migró al municipio de Nezahualcóyotl a los 15 años. Se sostenía ella y a su hijo vendiendo papas fritas en un carrito. Una noche de mayo de 2021, un joven, a quien conocía de vista, le pidió pasar la noche en su casa, porque vivía lejos. 

A las horas, Roxana despertó, con el tipo sobre su cuerpo. Pretendía abusar de ella y ella se defendió. En la batalla por evitar que siguiera violándola y la matara, Roxana logró asfixiarlo con una playera. Pasó nueve meses en prisión, pero su defensa logró que pudiera seguir su proceso en libertad. 

Roxana, explica Ángel Carrera, su abogado, fue acusada, inicialmente, por un homicidio intencional, ingresó a prisión y estuvo nueve meses ahí, pero se promovió una revisión de medida cautelar y se logró que lleve su proceso en libertad. Sin embargo, el Tribunal de Alzada revocó esa libertad y hubo que acudir a un juicio de amparo, para que ella no tuviera que regresar a prisión. 

Ahora, después de que el caso de Roxana se volvió muy mediático y de que hasta el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dijo que tenía que revisarse, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México anunció el sábado, a través de un comunicado, que se desistía de la acción penal en contra de Roxana Ruíz, al considerar que sí actuó en legítima defensa. 

Sin embargo, Roxana ha sufrido un nuevo revés, este domingo se llevaría a cabo la audiencia en donde se determinaría que es inocente, pero fue suspendía, porque no se presentó la defensa legal de la parte ofendida. 

Carrera explica que la audiencia se volvió a fijar para mañana (martes) a la 1 de la tarde, es entonces que se sabrá si la pesadilla termina ya para Roxana