¿Qué es y Cómo Funciona la Caja Negra del Avión?

Curiosamente, la caja negra de los aviones no es negra

|

N+

Para qué sirve la caja negra de los aviones.

Aunque se conoce como "Caja Negra" en realidad no es una, sino dos. Foto: Foto: Cuartoscuro | Archivo

COMPARTE:

El mundo de la aviación es más interesante de lo que podrías imaginar, con su propia terminología y con muchas curiosidades alrededor. Una de ellas inmiscuye a la famosa "caja negra" que portan todos los aviones

Ahora bien, ¿qué son y cómo funcionan la caja negra de los aviones? A continuación te explicamos lo más importante de este popular elemento de la aviación. 

¿Qué es la Caja negra de los aviones?

La Caja Negra, cuyo nombre real es registrador de vuelo, es un dispositivo tecnológico que no sólo está presente en los aviones, sino también en trenes, barcos y naves espaciales. 

Su principal función es almacenar datos que, en caso de un accidente, permitan analizar lo ocurrido en los momentos previos y establecer sus causas.

Ahora bien, aunque se nombra en singular, los aviones no solo traen una caja negra. En realidad son dos y, para mayor curiosidad, no son negras, sino de color naranja para poderlas encontrar más fácilmente entre los escombros.

Se les llama caja negra porque se le dejó el nombre con el que originalmente se popularizó este dispositivo, ya que en sus inicios sí eran de color negro.

¿Cómo funciona la Caja Negra de los aviones?

Una de las cajas se dedica exclusivamente a recolectar toda la información del vuelo, como altura, velocidad, presión, entre muchos otros datos que son recabados por todos los instrumentos con los que cuenta el avión.

La otra caja graba todo el sonido de la cabina, incluyendo la conversación entre los pilotos, la torre de control, otros aviones y alarmas, entre otras cosas.

Te recomendamos: ¿Cuánto Pagó Tayikistán por el Avión Presidencial de México?

Las cajas que resguardan los discos sólidos donde se graba toda la información están blindadas, con acero y titanio y están construidas para resistir, fuego, agua y altas presiones.

Cada una pesa 4.5 kilos y, en la mayoría de los casos, se encuentran en la parte posterior del avión, donde, según las estadísticas, el vehículo recibe menos daño en una colisión.

Además, cuenta con una baliza que ayuda a rastrear el aparato con una señal de geolocalización que puede durar hasta 90 días.

Con ellas, es posible reconstruir la secuencia de hechos que causaron un accidente para así poder evitarlo en el futuro.