Aumentan Muertes de Mexicanos que Buscan Llegar a EUA en Sexenio de AMLO

De los 7 mil mexicanos que perdieron la vida en su intento de cruce indocumentado a EU en los últimos 22 años, más de 2 mil ocurrieron en este sexenio

|

Andrés M. Estrada

Migrantes cruzan por el río Bravo.

Migrantes cruzan por el río Bravo. Foto: Cuartoscuro | Archivo

Mantente informado al instante.

¡Haz clic y únete a nuestros canales en WhatsApp®!

COMPARTE:

La idea de cruzar la frontera horas después de haber sido deportado a México lo ofusca, a pesar del deterioro de su salud. No es la primera ocasión que lo echan desde el territorio norteamericano. Tampoco que lo cruzará. Apenas traspasa la garita de Nogales, Sonora, acude a un coyote para que lo regrese de nuevo a Arizona, Estados Unidos, donde su vida ha sido un ir y venir durante 15 años. Aunque ese 19 de mayo de 2008 la suerte se le terminó a Juan Carlos.

Ojeroso, desnutrido y débil, tras un mes de encierro en una prisión y enseguida repatriado, camina entre la oscuridad bajo el calor sofocante, pero su cuerpo no puede más y cae al suelo. Su guía continua el camino en busca de ayuda. Cinco horas después, alrededor de las 11 de la mañana, arriba una patrulla fronteriza pero es demasiado tarde. Ahora es parte de los 7 mil 773 mexicanos muertos en territorios fronterizos de EUA en busca del sueño americano entre el 2001 y diciembre de 2022. 

No es todo. La cifras de decesos se duplicaron durante la actual administración respecto a otros sexenios. Tan sólo 2 mil 100 mexicanos perdieron la vida en su intento de cruce indocumentado a los EU durante los primeros 4 años del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En tanto hubo mil 28 muertos en los primeros cuatro años del mandato Enrique Peña Nieto; a su vez se suscitaron mil 472 –entre 2007 y 2010– con Felipe Calderón, y mil 45, con Vicente Fox de 2001 a 2004, de acuerdo con datos abiertos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Video: Migrantes Burlan Boyas Flotantes para Cruzar la Frontera Hacia Texas

El aumento de estos fallecimientos durante la Cuarta Transformación responde a distintas causas como la pandemia por el covid-19, que detuvo las solicitudes de asilo del gobierno de Joe Biden. Esto llevó a un aumento de mexicanos, y migrantes centroamericanos y de otros territorios del mundo, a quedar atorados en las aduanas fronterizas de México. Así, el colapsó originó que las rutas más conocidas para ingresar ilegalmente se abarrotaran y se diera una mayor vigilancia.

Ante esta dificultad, los mexicanos buscaron nuevas rutas para ingresar, pero con mayores peligros, explican representantes de organizaciones en la zona de la frontera norteamericana.

Pero no son las únicas, agregan que otra de estas causas es el desplazamiento forzado de integrantes de comunidades del país sin tradición histórica de migración que les facilitara su acceso,  y no tenerlo están expuestos a mayores riesgos.

Rutas y desplazamiento forzado

Tras la pandemia por covid-19 se cerraron por completo las solicitudes de asilo a EUA. Así ocasionó una mayor concentración de mexicanos y migrantes en la frontera, que después de esperar sin resultados, comenzaron a intentar cruzar de forma irregular en zonas muy arriesgadas, explica Alberto Xicoténcatl, representante de la Casa del Migrante Saltillo.

“Ocasiona que la gente se desespere; que tampoco encuentre trabajo; que los lugares estén ya repletos de gente y hacinamiento; sin lugar donde vivir. Empuja a la gente a intentar este ingreso y les pone en peligro. Eso ha afectado a los migrantes de todas las nacionalidades, incluyendo la mexicana”, expone.

Te recomendamos: Casa Blanca: Boyas Antimigrantes en Texas Perjudican Relación con México

Las personas que tratan de cruzar “se han ido a lugares más lejanos. Los que cruzaban por un lado del cerro se fueron a la zona conocida como la Margarita y después a Tecate, (Baja California). Ahorita los cruces son por el Hongo, por la Rumorosa y acá por el desierto de Mexicali”, detalla Erick Carrillo representante del colectivo Todos Somos Erick Carrillo, quien busca a su hijo del mismo nombre y personas desaparecidas en esa entidad.

“Realmente son muy peligrosos. Hemos encontrado gente ahí, sin vida”, agrega.

Entre los territorios de EUA donde se han registrado el mayor número de decesos aparece en primer lugar el mismo donde pereció Juan Carlos cuando apenas tenía 36 años de edad: Arizona, con 3 mil 905, de acuerdo con datos de la Cancillería.

Los otros estados son Texas, con 2 mil 926, le siguen California, con 927 y al final Nuevo México, con 15 muertos.

El problema actual para quienes buscan cruzar ilegalmente, dice el representante de la Casa del Migrante Saltillo, es que las rutas más usadas históricamente son las más vigiladas y donde hay mayor presencia de autoridades.

“Obviamente buscan lugares donde presuntamente hay menos presencia. Son rutas que EUA las va dejando sin tanto monitoreo, porque saben que el cruce es muy difícil. Y piensan que hay pocas posibilidades de que las personas quieran intentar cruzar, justamente por el riesgo”, subraya.

Aunque el tema de mayor vigilancia en las fronteras tiene un precedente: la caída de la Torres Gemelas en 2001. De esto se dió cuenta el representante de Todos Somos Erick Carrillo, que vive pegado a la línea divisoria de Tijuana, BC y San Isidro, California.

Estados Unidos refuerza más la malla metálica; pone más agentes fronterizos resguardando la zona, helicópteros. Inclusive muchos lugares cuentan con sensores y cámaras, casi la mayor parte en Tijuana, cerca del aeropuerto y la playa. Entonces son rápidamente capturados por la patrulla fronteriza. Por eso es que ellos van a los territorios donde (no están tan vigilados pero) hay más peligro para poder cruzar

Alberto Xicoténcatl, apunta qué hay otro factor que ha hecho que se genere un aumento en decesos: el desplazamiento forzado de algunas comunidades del sur del país como Chiapas y Guerrero. Sin embargo, no tienen una tradición migratoria histórica como otras comunidades que ya tienen redes muy desarrolladas, por lo que tienen pocas posibilidades de lograr con éxito su ingreso.

“Tienen como primera idea llegar a Estados Unidos y cuando llegan (a la frontera) descubren que el ingreso es bien complejo y se avientan a su suerte. Es por eso que ha incrementado el número de personas que han que han muerto en este intento de cruce.”, lamenta

Estados originarios de los mexicanos muertos

Claudia Rogelio, esposa de Juan Carlos, aún recuerda el camino que siguieron la primera vez que se fueron de mojados a Estados Unidos, a mediados de los años 90’s, atravesando por Nogales, Sonora: “Caminamos toda la noche en el cerro. Íbamos varias personas como unas 14 ó 15”.

Oriundos de Zitácuaro, Michoacán, emigraron jóvenes. Ama de casa y chofer de una clínica ISSSTE, no les alcanzaba el dinero para el sustento de su hogar y de sus tres hijas, a las que tuvieron que encargar con sus suegros antes de partir. “Llegamos primero a Phoenix y ahí estuvimos por cuatro años; después nos fuimos a Utah, donde vivimos 11 años”, platica. “Él hacía cajas fuertes, las pulía. Trabajaba en eso. Yo trabajaba en McDonald 's”, detalla.

Así transcurrieron 15 años y el paso por varios empleos, hasta que en el 2007 regresaron a su comunidad, que en esos años comenzó con una mayor descomposición por la inseguridad originada por los cárteles del narcotráfico en el país. “Aquí empezaban los de la maña y todo eso. Gente que te extorsiona (…) vimos que estaba todo eso de la gente mala y me dice (mi esposo) que se regresaba para allá, a trabajar un año más”, recuerda.

Esa fue la última ocasión que lo vio, meses antes de que muriera, y no retornara a Michoacán, que es uno de las entidades que registran el máyor número de muertes de mexicanos en busca del sueño americano entre 2019 y 2022, debido a que los años anteriores la SRE no muestra datos.

En esta lista de las 2 mil 100 muertes se ubican en los primeros lugares Chiapas, con al menos 115; le siguen Guanajuato, con 105; Puebla, con 97; Estado de México, con 94; Oaxaca, con 88; Michoacán, con 73 y Guerrero, con 70.

Así mismo la dependencia señala que existen 932 de los que se desconoce el estado de origen.

Te recomendamos: EUA Sanciona a Mexicana y su Red Acusada de Ayudar a Migrantes a Cruzar la Frontera

Cuando Claudia se enteró de la muerte de su esposo habían pasado varios días, aunque presintió que algo malo ocurría antes de que le dieran la noticia por teléfono a su suegro. “El Juanca se mató”, le dijeron. El diagnóstico de la muerte fue por insolación.

A esta causa se suma que entre las principales, durante los últimos 22 años, van desde deshidratación, ahogamiento, complicaciones de salud, hipotermia, homicidio y otras.

Erick Carrilo, puntualiza que también se ha enterado de otros fallecimientos porque los ha picado un animal o sufrieron alguna fractura y ya no pudieron continuar: “El coyote dice ‘sabes que ya no pudo caminar y lo tuvimos que dejar ahí’”. 

Más de un mes tardó en retornar el cuerpo de Juan Carlos a su natal Zitácuaro, platica Claudia.

“Él murió el 19 de mayo y a mí me la entregaron hasta el 6 de julio. Casi un mes lo tuvieron detenido, porque al parecer hasta que no llenan un avión de puro muertito que son de aquí de la República Mexicana, los trasladan”, rememora la fecha.

Seguir leyendo: