Cárteles de Michoacán Reclutan a Migrantes para Combatir a Grupos Rivales

Un venezolano que logró escapar de ese reclutamiento forzado narra su experiencia al ser enrolado por 'Los Caballeros Templarios' para combatir en su guerra armada

|

N+

-
Cárteles de Michoacán Reclutan a Migrantes para Combatir a Grupos Rivales

Los migrantes son reclutados con engaños por los cárteles mexicanos. Foto: N+

COMPARTE:

La tarde del miércoles, elementos del Ejército capturaron en la comunidad de Felipe Ángeles, en Buenavista, Michoacán, a dos ciudadanos colombianos con un arsenal que incluía un fusil Barret, dos rifles, cargadores y uniformes con camuflaje.

En Michoacán, como en el resto del país, cada vez son más frecuentes los casos de migrantes centro y sudamericanos que participan en actividades de grupos de la delincuencia organizada por coerción.

Un venezolano víctima de reclutamiento forzado en Michoacán narra su experiencia con los grupos criminales.

Me llevaron a la primera guerra, que era tomar un pueblo que se llamaba El Guayabo, un pueblo entre Apatzingán y Tumbiscatío, y nos mandaron para adelante, nos decían que el que corriera para atrás nos iban a matar

Noticia relacionada: Playitas, Comunidad de Michoacán en Disputa por Grupos Criminales

Este hombre y su hermano relatan cómo fueron víctimas de una red internacional que está enganchando a migrantes venezolanos y colombianos para reclutarlos a la fuerza en cárteles michoacanos.

Yo salí de allá de Venezuela, del estado de Aragua, ciudad de Maracay. De ahí llegué a la ciudad de Medellín, ya en Panamá, no tenía para nada, ni para ningún tipo de comida, fue donde conocí al señor, un colombiano de Bogotá, él me explica de un trabajo aquí en México, no me explica de armas, ni nada que teníamos que cuidar un puerto, unos ranchos, atender animales, él me paga mi pasaje, había otros muchachos más, le hago caso y seguimos la ruta

Gregorio López, sacerdote en Michoacán, indica que esta situación no solo es con gente de Venezuela sino de toda América Central.

No solo los están contratando, están obligándolos, se han dado a esa tarea del sicariato de ir a contratar gente o secuestrar gente, la gente que va como migrante, pero no solo de Venezuela, también de Nicaragua, de Guatemala, de Honduras, de El Salvador, todo América Central

Enrolados a las filas del crimen con engaños

Los hermanos venezolanos fueron enrolados con engaños mientras estaban en un albergue migrante en Panamá. El hombre dice que quienes les ofrecieron un falso trabajo en México ya viajaban con varios hombres reclutados en Colombia, en su paso por Centroamérica.

De Panamá teníamos que tomar un bus directo que era hasta Costa Rica, hasta a Honduras y de Honduras hasta Guatemala y de Guatemala a México, nos decía a todos que íbamos a trabajar por cuatro meses

Sobre este tipo de reclutamiento, Alberto Guerrero, consultor de seguridad en Michoacán, explica que incluso la gente en estos grupos ha desertado de la policía o Fuerzas Armadas.

Hay gente que llega trabajando ya directamente o desertando de las Fuerzas Armadas o de la Policía, sabiendo perfectamente a lo que vienen, o llegan con el desconocimiento total de lo que van a hacer

El grupo conformado en total por 13 venezolanos llegaron a la comunidad de Holanda, en Apatzingán, Michoacán, donde ya los esperaban hombres armados del cártel de Los Caballeros Templarios, así lo narra el venezolano reclutado.

Llega con uniformes militarizados, el señor nos dijo que íbamos a cuidar un puerto

Cuenta que les preguntaron qué armas sabían usar y cuando contestó que no sabía, le dijo que ellos venían a México a la guerra, y refiere que tuvo que aceptar.

La reserva del más loco

El hombre venezolano cuenta que a él y al resto les quitaron sus teléfonos, los uniformaron, armaron y los llevaron a Tumbiscatío en la región de la sierra donde el grupo de Los Caballeros Templarios mantiene una guerra con otros grupos criminales.

Decían Caballeros Templarios, la reserva del más loco, decían, puros locos del cerro

Video: Crimen Organizado Recluta a la Fuerza y con Engaños a Extranjeros

Refiere que peleaban con alguien al que le llamaban Migueladas y por Aguililla indica que a “uno que le decían El Mencho, Jalisco”.

“El crimen organizado manda a estas personas como frente de batalla, porque sin duda no va a exponer a sus mejores fichas. Las autoridades migratorias brillan por su ausencia”, asegura el consultor de seguridad, Alberto Guerrero.

Ya en cautiverio, el venezolano se percató que había más migrantes, víctimas de reclutamiento forzado. 

El colombiano que le comenté todavía sigue metiendo gente, colombianos, también había salvadoreños, hondureños, esto es una guerra y ni siquiera le dan comida a uno, ni agua, nada, como si fuéramos animales, y no podíamos hablar, ni decir nada, porque sea lo que sea que hablaras eran 40 tablazos. Hubo uno que mataron porque estaba solo en un punto y se bajó a buscar agua porque nadie le quería llevar.

Refiere que él vio cómo mataron a ese migrante y lo subieron a la cajuela de una carro para desaparecerlo. 

Gregorio López, sacerdote en Michoacán indica que existe presencia paramilitar extranjera por una permisividad del gobierno.

Presencia paramilitar extranjera, con técnicos en todo tipo de construcción de monstruos, explosivos, también de armas, esa es parte de la permisividad del gobierno

Noticia relacionada: CJNG y Habitantes se Enfrentan en Coahuayana, Michoacán, por el Control del Municipio

Igual a las organizaciones islámicas

Por su parte, Alberto Guerrero indica que esos grupos criminales seguían a las organizaciones islámicas y replicaron su fórmula de reclutar a personas de otros países.

Esos cárteles han entendido la lógica que muchas ocasiones seguían las organizaciones islámicas, que era el reclutamiento en otros países, muchas de estas células obviamente replicaron esto al más puro estilo mexicano o latinoamericano, y lo primero que buscaron fue establecer estas redes internacionales

Tras meses de cautiverio, el hombre venezolano decidió escapar cuando sus reclutadores mataron a su hermano.

Mi preocupación por ese escape era el dron y los contras, dejamos todo, armamento, todo, todo lo que tenía que ver con ellos

Asegura que 10 personas se fueron hacía el monte y duraron cuatro días en la selva. Pensó, afirma, que estuvo a punto de morir, pues no tenían comida y con “los pies rotos”, pero narra que cuando vio Uruapan dijo: “Ya logré salir”.

Historias recomendadas:

Con información de Marco Antonio Coronel y Adrián Tinoco.
LECQ | ICM